Un centenar de expertos se reúnen en Granada para actualizar conocimientos sobre la enfermedad inflamatoria intestinal

El Complejo Hospitalario Universitario de Granada de Granada ha organizado, recientemente, la cuarta edición de la Jornada de actualización en Enfermedad Inflamatoria Intestinal que ha reunido a más de cien expertos en la patología con el fin de mejorar la calidad asistencial de estos pacientes y unificar criterios de práctica clínica.
Un centenar de expertos se reúnen en Granada para actualizar conocimientos sobre la enfermedad inflamatoria intestinal

En definitiva, este encuentro científico se ha centrado en la actualización de contenidos y al intercambio de experiencias con el fin de una mejor atención al paciente. Esta jornada, coordinada por la facultativa Rosa Gómez, reafirma el compromiso de este centro sanitario con  la formación continuada para favorecer el reciclaje de los experto.

 Se estima que la enfermedad inflamatoria intestinal –que engloba a dos trastornos inflamatorios como son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa- se ha triplicado. En Andalucía afecta a 26.000 personas y a más de 130.000 en España, dónde cada año se diagnostican 2.000 nuevos casos.

Se trata de una patología de causa desconocida cuyos síntomas son muy variados y suelen incluir la diarrea con sangre o el dolor abdominal. El curso de la enfermedad a lo largo del tiempo produce discapacidad en una proporción significativa de pacientes.

 Durante su desarrollo se pueden presentar complicaciones, tanto intestinales (oclusión intestinal, fístulas, abscesos, deficiencias nutricionales, etc.), como extraintestinales (dermatológicas, reumatológicas, oculares y hepatobiliares). El curso de la enfermedad es impredecible, con periodos de remisión y recaídas y, en muchos casos, llegan a requerir hospitalizaciones e intervenciones quirúrgicas.

 La cronicidad de la enfermedad, los controles periódicos, un tratamiento farmacológico continuado y la posible necesidad de intervenciones quirúrgicas tienen una gran repercusión en la vida familiar, laboral y social del paciente y condicionan considerablemente su percepción de salud y su calidad de vida.