Granada acoge un encuentro internacional para actualizar conocimientos sobre trastornos vestibulares

Escrito por Raquel Duran el 2/6/2017
El Hospital del Campus de la Salud ha acogido un curso internacional sobre trastornos vestibulares al que han asistido más de 140 expertos de distintas especialidades clínica que abordan molestias tales como mareos o inestabilidad, pérdida de equilibrio, vértigo o acúfenos,-zumbidos en los oídos-.
Granada acoge un encuentro internacional para actualizar conocimientos sobre trastornos vestibulares

Este encuentro científico, que celebra su quinta edición, ha sido organizado por los otorrinolaringólogos Juan Espinosa-Sánchez y José Antonio López- Escámez y ha contado con ponencias de especialistas de países como Corea del Sur, Luxemburgo, Alemania y Estados Unidos.

 

            En esta reunión de expertos se han actualizado conocimientos sobre últimos avances en investigación y técnicas de diagnóstico y tratamientos específicos. Se trata de un curso multidisciplinar  que ha reunido a investigadores clínicos, neurólogos, otorrinolaringólogos, psiquiatras y rehabilitadores.

 

            Los trastornos vestibulares afectan a entre un 20% y 30%  de la población y un 10% de la consultas que se realizan en Atención Primaria está relacionadas con problemas del  equilibrio.  El Hospital del Campus de la Salud cuenta con una unidad de otoneurología que dispone de una consulta específica para exploración instrumental y distintas pruebas diagnósticas para tratar este tipo de trastornos.

 

Investigación pionera

            Investigadores de los Hospitales de Granada junto con GENYO, Centro Pfizer-Universidad de Granada y del Instituto Karolinska (Estocolmo, Suecia) han demostrado que los acúfenos bilaterales, o zumbidos en ambos oídos, pueden venir determinados por causa genética.

Los resultados de esta investigación han sido publicados recientemente en Genetics in Medicine del Nature Publishing Group (factor de impacto 7.71). Este trabajo, realizado con datos obtenidos con el registro de gemelos suecos, presenta la primera evidencia de la existencia de una contribución genética en un subtipo específico de acúfenos, los bilaterales.