Identifícate

Diríjete al Servicio de Atención a la Ciudadanía y entrega la documentación que acredita tu identidad y el derecho a la asistencia sanitaria (es imprescindible para recibir cualquier tipo de prestación sanitaria): identificación personal y tarjeta sanitaria. También deberás aportar el documento de derivación de tu centro de salud (cuando acudas a consultas) o documento de indicación del ingreso (en caso de hospitalización).

Ponte la pulsera identificativa

Facilita tu identificación para una atención sanitaria más segura. Si en algún momento la pierdes, te la quitan para hacerte una prueba, etc. solicítala de nuevo al personal sanitario.

Evita traer niños

El hospital no es el mejor sitio para un niño sano, por eso, se desaconseja el acceso a menores.

Ayúdanos a tener un centro más confortable

Hablando en voz baja, manteniendo limpio el entorno y cuidando las instalaciones, responsabilizandose del uso de los recursos y servicios del centro, respetando la intimidad de otros pacientes si estás hospitalizado y te visitan, etc.